Derecho penal

Art. 62 – De los cómplices.

Son cómplices los que, no hallándose comprendidos en los artículos precedentes, cooperan moral o materialmente al delito por hechos anteriores o simultáneos a la ejecución, pero extraños y previos a la consumación. La complicidad, para el Derecho Positivo nacional, es un concepto residual, en la medida que son cómplices por mandato del legislador, aquellos que no resulten autores o autores del delito (Art. 62 CP). También en la complicidad encontramos actos de cooperación moral y material al hecho realizado por el partícipe. Hay un límite expreso y definitivo para la complicidad: no hay complicidad en los actos consumativos. En la etapa de consumación tenemos sólo autores (Art. 60) o coautores (Art. 61.3). Cooperación moral del cómplice no tiene fuerza de una instigación, el cómplice moral no decide al otro pero refuerza la decisión ya tomada. Se trata de una actitud colaborativa, de carácter secundario, que se traduce en una facilitación, un apoyo, un consejo al delincuente principal. La figura del cómplice aparece como fungible, fácilmente sustituible por otro e incluso su actuación puede considerarse prescindible, sin que el delito dejara de producirse, en caso de no existir este tipo de colaborado: campana. Como dice Langón, no se puede dar una solución genérica, es decir, que los campanas son siempre coautores o siempre cómplices, sino que su situación deberá estudiarse caso a caso. Hay un límite expreso y definitivo para la complicidad: no hay complicidad en los actos consumativos. Si el campana queda durante la consumación del delito, no podrá ser considerado cómplice sino que será coautor. Por ejemplo, queda fuera del Banco para advertir durante el asalto la presencia de la policía. La figura del cómplice aparece como fungible …. La figura del autor …. Por ejemplo, si el individuo observa el movimiento del Banco y si todo está bien conforme a los intereses de los criminales, advierte que aquellos pueden venir al lugar y cometer el asalto, parece su actividad no ser esencial para la realización del acto criminal. Hay una cooperación de carácter material anterior a la consumación y plasmaría un caso evidente de complicidad; su actuación no se consideraría imprescindible conforme a los baremos del Art. 61.4[1] CP. [1] Art. 61: Concepto del coautor. Se consideran coautores: 1. Los que fuera del caso comprendido en el inciso 2 del artículo anterior, determinan a otros a cometer el delito. 2. Los funcionarios públicos que, obligados a impedir, esclarecer o penar el delito, hubiesen, antes de la ejecución y para decidirla, prometido encubrirlo. 3. Los que cooperan directamente, en el período de la consumación. 4. Los que cooperen a la realización, sea en la faz preparatoria, sea en la faz ejecutiva, por un acto sin el cual el delito no se hubiera podido cometer.