Cartilla con consejos para el cliente sobre el comportamiento y aspectos a tener presente para la audiencia

1. Legar con suficiente antelación.

LLegar a la sede del juzgado con un mínimo de 10 minutos de anticipación a la hora de audiencia. No olvidarse de llevar documento de identidad.

2. Guardar siempre la compostura rigurosamente. 

No gesticular, no hablar ni murmurar durante la audiencia.

Tener particularmente en consideración:

Reírse o sonreír está fuera de ;lugar aunque el que pregunte lo haga sonriendo como puede ser el abogado de la contraparte o incluso el juez.

No realizar gestos de agrado o desagrado ante preguntas del juez, del abogado de la contraparte o ante respuestas de testigos.

Si bien parece de sentido común, es posible que por el estado nervioso propio del juicio usted no se de cuenta de no hacer ciertas cosas. No  masque chicle, no se ponga gafas oscuras ni se las deje olvidadas sobre la cabeza, no encienda/use/juguetee con el móvil, no ordene el bolso, no juegue con las llaves o con un bolígrafo.

3. Responder a las preguntas que le realice el juez o el abogado de la contraparte en forma clara, concisa y tono tranquilo.

– Si las preguntas son abiertas – invitan a narrar un suceso, describir un lugar etc. – trate de contestar en la forma más breve  posible. No divague. No hable de hechos que no respalden su caso. La amplitud de una respuesta puede hacernos confundir inconscientemente, sin que ello signifique que usted mienta, solo que quizás añadimos algo que no sucedió luego y a pesar de aclarar o enmendar el error luego, perdemos credibilidad.

– Si la pregunta es cerrada debe limitarse a contestar lo que se le pregunta.

Por ejemplo, ¿Usted estaba dentro del vehículo cuando ocurrieron los hechos?. Sí, me encontraba en el asiento del copiloto. En esta respuesta afirmamos algo y además ubicamos nuestra posición de forma clara. Una respuesta amplia y sobrante podría ser “Sí, yo estaba en el vehículo, luego como vi que este señor empezó a bajar del mismo, fué cuando yo también baje y me dirigí hacía él, entonces como él se fue yo volví a sentarme dentro del asiento”. Esta respuesta no solo está contestando la pregunta concreta, si no que además se alarga en el tiempo de los hechos, dando información que ya podría haber sido  dada con anterioridad, que es irrelevante o bien que será preguntada posteriormente.

– Si no entiende una pregunta debe pedir en forma educada la repetición. Evite decir “Disculpe, no le entiendo” sino más bien utilice la fórmula: “Disculpe, no he comprendido la pregunta” (esto refiere a que somos nosotros los que no hemos entendido la pregunta y no fue el que la realiza que la ha formulado mal, incompleta o confusa (aunque así fuere).

– Al responder una pregunta EVITE términos como “creo”, “quizás”, “tal vez”. Si no conoce la respuesta simplemente diga que no sabe.

– Si usted menciona fechas, horas y lugares sea exacto. Si no puede ser exacto diga que solamente es una estimación.

– No responda con preguntas. En particular NUNCA responda: Usted se cree que yo….?  a ninguna cuestión.

– Si la respuesta a la pregunta es “Sí” diga “Sí”. EVITE decir en lugar de “Sí” expresiones tales como “Por supuesto” “Es lógico”.

– Si el abogado de la contraparte intenta intimidarlo o llevarlo por su camino, cont?este de forma concisa, clara y contundente sin enojarse, sin entrar en debate. No se deje confundir. Respire, piense y conteste en la forma más breve posible. Muchas veces el abogado de la contraparte pretende que nos limitemos a responder con un “sí”o con un “no” preguntas que no pueden contestarse así. Ejemplo: Ante la pregunta “Usted vio a esa persona conducir el vehículo? puede ser que la respuesta no sea “Sí”o “No”, ya que los vidrios oscuros no permitían ver el interior del vehículo cuando pasaba frente a usted, pero resulta que a los pocos metros el vehículo se detuvo y usted vio a la persona descender del lado del conductor. Ante la insistencia del abogado de si usted vio a la persona conduciendo, usted no puede contestar que sí (ya que no había visibilidad hacia el interior del vehículo), pero tampoco debe contestar que “NO’, porque hay suficientes indicios para sostener que esa persona venía conduciendo. Si usted se deja llevar por el abogado y contesta que “No lo vió”, la verdad de los hechos no habrá salido a la luz y esa respuesta puede llegar a confundir al juez cunado relea las declaraciones antes de dictar sentencia. Por lo tanto la respuesta debería ser “Cuando se detuvo el vehículo, lo vi descendiendo del lado del conductor”.  Si usted percibe que su respuesta puede ser confusa o dar lugar a una mala interpretación, no dude en dar las explicaciones del caso.

– Tómese su tiempo cuando responda preguntas. Piense en la pregunta todo lo que necesite para comprenderla y poder responder. Explique su respuesta si es necesario. Pero RECUERDE: siempre en forma concisa y breve.

– Otras veces puede ser el juez que le pide que concrete una respuesta (una fecha, un lugar etc.). Si es posible debe concretar la respuesta, pero dejando en claro que se trata de una estimación. Piense bien antes de responder y asegurese que el margen de tiempo o espacio dado al concretar la respuesta debe ser tal que la fecha o el lugar exacto quede indubitablemente comprendido en ese lapso o espacio. Si no lo puede concretar, simplemente diga, que le es imposible ser más preciso, porque sucedió hace muchos años o la razón que fuere.

 4. Mantenga la mirada en el juez y una postura colaboradora. 

Cuide que sea una mirada calma, no agresiva.

En particular al responder una pregunta nunca desvíe la mirada a otra de las personas de la sala ya que puede parecer que está buscando aprobación o valorando la reacción ante su respuesta.

Puede suceder que el abogado contrario le haga una pregunta con trampa que no sabe cómo contestar. Su primer instinto será mirar a su abogado en busca de algún gesto que lo socorra en ese trance y el problema de ese “tic” es que la percepción que se llevará el juez es que usted en vez de decir la verdad está pidiendo ayuda para ver qué “conviene”decir. Así que recuerde, si no sabe cómo responder, NO MIRE A SU ABOGADO, pida que se repita la pregunta si es necesario, respire, piense y responda en forma concisa o simplemente responda según el caso”no sé”, “no recuerdo”

Nunca mire al suelo (que parezca avergonzado) pero tampoco exteriorice un exceso de confianza que genere antipatía. Mantenga una postura colaboradora. Su lenguaje corporal, por lo tanto, ha de ser coherente con esta premisa: no cruce los brazos, ni sobre el pecho ni tras la espalda, no ponga las manos en los bolsillos ni sujete una muñeca con otra. Déje reposar los brazos a lo largo del tronco y gesticule cuando corresponda, pero sin aspavientos demasiado agresivos y sin señalar a nadie. Mantenga las manos alejadas de su boca.

5. No discuta y no se dirija nunca directamente a la contraparte, ni a su abogado, ni a un testigo que se encuentre declarando.

– Jamás se dirija, ni conteste directamente al abogado de la contraparte salvo en el interrogatorio de “declaración de parte” en que él tendrá la oportunidad de formularle preguntas que usted deberá contestar MIRANDO SIEMPRE AL JUEZ.

– Jamás interrumpa para contradecir, aclarar o complementar lo que está declarando un testigo. RECUERDE: Nunca reírse, sonreír o gesticular.

– Jamás interrumpa, ni hable con la otra parte, incluso si ellos interrumpen, le hablan, sean groseros o mientan. Usted tendrá su turno de probar que la otra parte está equivocada o miente.