Uncategorized

Clasificación de los delitos

Clasificaciones de los Delitos

1. Por su GRAVEDAD

Por Ley 18.026 del año 2006, se modificó el Art. 2 del CPU, clasificando los delitos por su gravedad en crímenes, delitos y faltas.

a) Crímenes:

Son los ilícitos de competencia (subsidiaria) de la Corte Penal Internacional y todos los que por su extrema gravedad se rigen por el CPU, leyes especiales y normas de D. Internacional aplicables (crímenes de genocidio, de lesa humanidad, crímenes de guerra).

b) Delitos:

Son todos los que no revisten gravedad indicada en el parágrafo anterior (Libro II del CPU y leyes especiales).

c) Faltas:

Se rigen por lo dispuesto en el Libro III del CPU (son delitos “enanos”, de menor daño y peligro).

2. Por el RESULTADO

Cabe precisar que todos los delitos tienen un resultado (Art. 3 CPU: daño o peligro del que depende la existencia del delito).

a) De resultado material:

Son aquellos que el resultado se materializa en un evento externo, físico, naturalístico. Así por ejemplo, el delito de homicidio (Art. 310 CPU).

b) De pura actividad (formales):

No requieren evento externo a la acción, se consuman por la sola actividad del hombre (el resultado es una consideración valorativa, normativa de carácter jurídico). Así por ejemplo, delito de injuria, difamación.
3. Por VIOLACIÓN DEL BIEN JURÍDICO

Todos los delitos tienen, desde el punto de vista jurídico, un resultado que puede ser de daño o peligro.

a) De daño:

Son aquellos que provocan una lesión en el bien jurídico; el bien jurídico es destruido o disminuido en su materialidad. Así, por ejemplo, delito de homicidio (Art. 310 del CPU).

b) De peligro (Arts. 329 y 206 CPU):

Suponen la puesta en riesgo del bien jurídico; el delito consiste en crear la objetiva probabilidad de daño.

Los delitos de peligro se clasifican en dos subespecies:
b.1 Delitos de peligro abstracto:

En ellos es el legislador que, por las razones que fueren, ha considerado “ex ante” como peligrosa cierta actividad y la ha prohibido, de forma y modo que el delito consiste en el mero realizar lo prohibido (son delitos de pura actividad), sin posibilidad alguna de probar en juicio que ningún bien jurídico concreto se puso en riesgo por la acción, que no hubo ninguna probabilidad de daño para el bien protegido.

Por ejemplo, Art. 329 del CP que regula el abandono de niños.

b.2 Delitos de peligro concreto:

Se requiere que el bien protegido, en el caso concreto, haya efectivamente corrido un riesgo cierto y comprobable.

Ej.: Art. 206 CP, delito de incendio.

Aspectos a destacar en los delitos de peligro:
– Los delitos de peligro suelen ser considerados como delitos de resultado cortado o de consumación anticipada, por cuanto hechos que antológicamente significarían actos de comienzo de ejecución o de tentativa, por mandato del legislador quedan parificados a la consumación, siendo ésta la razón por la cual se sostiene, en general, que no admiten tentativa, porque se trataría de una tentativa de tentativa, de sin peligro de peligro.

Sin embargo la jurisprudencia y la doctrina suelen aceptar la tentativa en el delito de estafa (art. 347 CP), no obstante considerarse un delito de peligro que se consuma con la inducción en error de otra persona, ya que puede interrumpirse el delito luego de iniciada la ejecución, al haberse puesto en operación los mecanismos y engaños artificiosos.
– El dolo y la culpa se aprecian con relación a los actos mandados o prohibidos y no con relación al bien jurídico que se pretende salvaguardar (Art. 20 CP).

Así por ejemplo, el incendio doloso, por lo tanto, importará la voluntad de encender una llama peligros y en el culposo, la imprudencia de esa conducta sin referir ni el dolo ni la culpa al bien jurídico; lesión de persona o de bienes (Arts. 206 y 211 CPU).

4. Por el MODO DE COMISIÓN

a) De comisión o de acción:

Hay violación de un precepto prohibitivo a través de una conducta positiva. Ej.: delito de homicidio.

b) De omisión:

Se viola un precepto positivo; no se cumple lo que la ley manda. Ej.: Art. 332 CPU sobre omisión de asistencia.

c) De comisión por omisión:

Los Delitos de omisión impropia, son aquellos en que no se impide un resultado que se tiene la obligación de evitar lo que equivale a producirlo (Art. 3 inc. final).

Se basan en la Teoría del Garante.

Teoría del Garante

En los delitos de omisión impropia se le imputa al sujeto el omitir evitar el resultado a través de una acción que le era posible realizar y que estaba obligado a cumplir en mérito a la posición de garante que tenía respecto del bien jurídico.

En los delitos de omisión impropia no hay causalidad natural sino hipotética, normativa. La ley ha establecido una cláusula de equivalencia o de correspondencia en inc. 2 de Art. 3 “no impedir un resultado que se tiene la obligación de evitar equivale a producirlo”.
La omisión equivale a comisión (comisión por omisión) en los casos que el agente estuviera en posición de garante y tuviera por consecuente el deber jurídico de evitar el resultado antijurídico.

Las fuentes de la posición de garante son:

– la ley

– el contrato

– el actuar precedente o la injerencia

– ciertas relaciones naturales o familiares (obligaciones implícitas en la naturaleza de las cosas).

– El dominio de la fuente de riesgo

5. Por el MOMENTO DE CONSUMACIÓN

a) Instantáneo:

El delito se consuma en un solo instante, en un momento; asçi por ejemplo el delito de homicidio con la muerte, el delito de hurto con el apoderamiento, etc.

b) Permanente:

La consumación se dilata en el tiempo; todos los momentos de su duración se pueden imputar como consumación.

c) Instantáneos de efectos permanentes:

Se consuman en un instante pero tienen una secuela que dura en el tiempo y es la de sus efectos. No se prolonga la acción consumativa sino sus efectos. Ej.: matrimonio ilegal en la bigamia, el documento falsificado, etc.