Uncategorized

Derechos y títulos mineros

Normalmente el Estado no realiza por sí mismo la actividad minera, sino que autoriza la realización por particulares a quienes otorga lo que se conoce como “títulos mineros”‘.

El artículo 10 del Código de Minería define los derechos mineros, respecto de los cuales se instituyen los títulos mineros.

A) Derecho de prospección (permiso de prospección).

Es el derecho a realizar en un área determinada todas las labores de búsqueda de una o más sustancias minerales, con exclusión de toda otra persona.

La prospección comprende la búsqueda y cateo en lugares en los que se presume existan yacimientos minerales. 

Plazo de otorgamiento: 3 a 36 meses. Prorrogable hasta por tres veces de 12 meses, sujeto a liberación de área para el permiso. Plazo máximo con prórrogas es de 6 años.

Área geográfica para yacimiento clase III: 100.000 hectáreas por permiso, y 200.000 en caso de que se otorgue más de un permiso a la misma persona física o jurídica.

B) Derecho de exploración (permiso de exploración).

Es el derecho a realizar en un área determinada todas las labores necesarias, con exclusión de toda otra persona, tendientes a la comprobación de la existencia del yacimiento, al reconocimiento de sus características, a la determinación del volumen, calidad y ley del mineral y a su evaluación económica.

La exploración significa una progresión de actividad en relación a la prospección, consistente en: “determinar la importancia del yacimiento, valorar sus posibilidades, extraer muestras para analizar la calidad, determinar la ley del mineral, y establecer si ofrece o no perspectivas económicas saludables”.

Plazo de otorgamiento: mínimo de un año y por un máximo de 3 años, prorrogable hasta 3 veces por períodos de un año, lo cual equivale a un máximo de 6 años.

Área geográfica para yacimiento clase III: 1.000 hectáreas por permiso, y 2.000 en caso de que se otorgue más de un permiso a la misma persona física o jurídica.

C) Derecho de explotación (concesión para explotar).

Es el derecho a explotar, con exclusión de toda otra persona, en un área determinada, una o más sustancias minerales y disponer de los productos extraídos o separados del yacimiento.

La etapa de explotación consiste en trabajar el yacimiento y obtener un provecho económico.

Plazo de otorgamiento: máximo de 30 años, prorrogable por períodos sucesivos de hasta 15 años cada uno.

Área geográfica para yacimiento clase III: el área máxima respecto de la cual podrá otorgarse la concesión para explotar es de 500 hectáreas.