DESALOJO POR MAL PAGADOR Y COBRO DE ALQUILERES

Para iniciar un proceso de desalojo por mal pagador es necesario en forma previa constituir en mora al arrendatario mediante intimación de pago.

La intimación de pago

– Oportunidad: no podrá ser hecha sino diez días de aquel en que el pago debió realizarse. O sea que si el alquiler debe pagarse, como resulta habitual, a mes vencido y dentro de los diez días siguientes a cada vencimiento, no puede solicitarse la intimación de pago judicial sino después de transcurridos los primeros veinte días del mes siguiente al adeudado. Practicada la intimación de pago el arrendatario dispone de diez días para efectuar el pago.

– Forma: debe ser necesariamente judicial

– Alcance: puede no limitarse exclusivamente a los alquileres impagos sino que puede incluir tributos, consumos y otros servicios accesorios a cargo del arrendatario, siempre que el arrendador haya abonado esos tributos, consumos u otros servicios y este pago haya sido de dos o más mensualidades.

– Contenido: debe ser por cantidad de dinero líquida o fácilmente liquidable.

Constitución en mora

Si el arrendatario a quien se ha intimado el pago deja transcurrir los diez días hábiles subsiguientes a la intimación de pago sin hacerlo efectivo, habrá incurrido en mora y el arrendador podrá demandar el desalojo por mal pagador.

Legitimación pasiva

El arrendador puede accionar contra el arrendatario y contra el fiador.

Acumulación de pretensiones

El actor podrá acumular a la acción de desalojo, la ejecutiva por cobro de arrendamientos, tributos, consumos u otros servicios accesorios que el propietario hubiese abonado por el arrendatoario.