Uncategorized

Grados de culpabilidad o estructuras típicas – Ultraintención

Art. 18 CPU

El hecho se considera ultraintencional cuando el resultado excede la intención.

La base es dolosa, en tanto el exceso en el resultado, es por culpa.

Según explica IRURETA GOYENA, la diferencia entre ultraintención y culpa, está justamente en que la culpa tiene en la base un hecho en sí mismo judicialmente indiferente (criticado por la doctrina y genera problemas de interpretación) mientras que la ultraintención tiene una base criminal (dolosa) ultrapasada por el resultado. Por eso se ha dicho que hay dolo en la base y culpa en el ápice.

Se trata de una forma mixta de dolo y culpa.

 

Art. 19 CPU

Establece que, al igual que los delitos culposos, el hecho ultraintencional sólo es punible en los casos determinados por la ley. El único caso previsto por ley es el Art. 319 CPU(lesiones y homicidio ultraintencional).

 

En resumen, los extremos que caracterizan esta forma mixta de dolo y culpa son:
– Acto inicial, estructurado típicamente como delito cometido con intención.

– Resultado que sobrepasa la previsión originaria y que es a su vez, típico.

– Previsibilidad de ese resultado más grave.

– Carencia de previsión de ese resultado.

 

IRURETA GOYENA identifica ultraintención con dolo eventual; no obstante ello, existen diferencias, a saber:

a) La ultraintención necesita previsión legal expresa (Art. 19 CPU); no así el dolo eventual.

b) La ultraintención sólo se da en línea homogénea prevista en el Art. 319 CPU (es decir, se comienza a atacar un bien jurídico y el exceso corresponde a ese mismo bien jurídico con una lesión más agravada o muerte); en el caso, el dolo eventual se produce generalmente cuando la acción inicial ataca a un bien jurídico y el resultado posible daña otro (por ejemplo, quiere lastimar al caballo y puede herir al jinete, no obstante ello, actúa igual).

c) La ultraintención está integrada por imprevisión de un resultado previsible mientras que en el dolo eventual hay previsión del resultado como probabilidad.

 

Delitos calificados por el resultado

Hay autores que entienden que los delitos calificados por el resultado son ultraiantencionales porque van más allá de la intención inicial del autor.

 

BAYARDO entiende, sin embargo, que se trata de delitos complejos previstos en el Art. 56 CPU y descarta toda similitud con la ultraintencionalidad.

Pueden establecerse algunas diferencias entre ultraintención y delitos calificados por el resultado, a saber:

a) En el caso del Art. 319 CPU, (ultraintención), el resultado lesión más grave o muerte es elemento constitutivo del delito. En cambio, la lesión o muerte en los delitos calificados por el resultado, constituía simplemente una circunstancia de agravación.

b) El delito ultraintencional debe ser homogéneo, de la misma naturaleza que el delito base ya que se trata de delitos de integridad personal o contra la vida. En cambio, el resultado agravatorio en los delitos calificados por el resultado, actuaba sobre un bien jurídico diferente (incendio, abandono de menores, agravado por resultado heterogéneo de lesiones o muerte).

c) El tipo subjetivo del delito ultraintencional requiere una actitud imprudente, descuidada con respecto a un resultado previsible. En los delitos calificados por el resultado, el aumento de responsabilidad es objetiva, no siendo relevante la imprevisibilidad o previsibilidad del resultado.

d) En el momento actual se entiende que los delitos calificados por el resultado, han sido derogados por el inciso final del art. 18, o mejor dicho, han sufrido el correctivo de ese artículo y siguen vigentes sólo en tanto ese resultado hubiese podido ser previsto por el autor.

Ejemplos de los delitos calificados por el resultado, se encuentran en los Arts. 140, 208, 211, 214, 226, 323, 326, 330 CPU.