Uncategorized

ITER CRIMINIS

Iter Criminis

Criminología lo estudia como teoría del paso al acto.
Son los distintos momentos desde que surge en la mente del sujeto la idea de cometer un crimen hasta su consumación.Pueden distinguirse las fases siguientes:

1. Fase interna: 
Esta fase no es castigada (Art. 10 de la Constitución).
Ideación: surge en la mente del criminal la idea del delito.
Deliberación: El sujeto analiza los pro y los contra.
Resolución: Adopta la decisión de cometer el crimen.

2. Fase externa:
Resolución manifestada: Mera revelación de la resolución de cometer un crimen.

Art. 29 Constitución: La comunicación de pensamientos es libre, sin perjuicio de la responsabilidad en la que pueda incurrir el autor o en su caso el emisor acorde a la ley.
Proposición: Art. 7 inc. 3 del CPU
Conspiración: Art. 7 inc. 2 del CPU
Actos preparatorios: Art. 7 inc. 4 del CPUEn principio, la proposición, conspiración y actos preparatorios, no son punibles, salvo texto expreso de la ley (Art. 137. 146. 346 bis).

Con respecto a la conspiración, cabe hacer la salvedad del Art. 150, que ha sufrido diferentes modificaciones y en la actualidad se puede decir que en Uruguay el delito es punible en todos los casos ya que el delito asociación para delinquir no requiere organización, ni permanencia y puede ser para un solo delito, siempre y cuando no se haya consumado porque en ese caso la conspiración no se penará por separado (Principio non bis in idem).A los actos preparatorios sigue la etapa de ejecución del delito:
– Tentativa (Art. 5): Empieza la ejecución del delito por actos externos pero el delito no se consuma por causas independientes a la voluntad del agente.
– Consumación: cuando se realizan los actos típicos que definen la figura delictual; se conjuga el verbo típico.
– Agotamiento: En realidad es un posterius; no previsto por nuestro Derecho Positivo. Se da cuando se cumple la finalidad buscada con el delito; tiene relevancia práctica en algunos casos excepcionales como el delito de encubrimiento (se consuma cuando se presta ayuda al delincuente y se agota cuando se logra el fin de sustraer al encubierto de la acción de la justicia) secuestro (se consuma con la privación de libertad y se agota cuando se logra el rescate).
– Finalmente cabe mencionar lo que CAIROLI llama fase externa desviada: delito imposible (Art. 5 inc. 3); delito putativo (Art. 8); delito provocado por la autoridad (art. 8); desistimiento (Art. 5 inc. 2).

TENTATIVA
Es un mecanismo amplificador del tipo, atrapa dentro del tipo etapas anteriores a la consumación; en lugar de haberse incluido en cada delito se incluyó con carácter general en art. 5.

Los requisitos para que haya tentativa son actos externos, comienzo de ejecución y no consumación por causas independientes a la voluntad del agente.
La tentativa es el límite antes del cual, salvo texto expreso de la ley como en los Arts. 137, 146, 346 bis, no hay punibilidad, el tipo se amplifica hasta el comienzo de ejecución.
El fundamento objetivo de la tentativa está en la puesta en peligro de un bien jurídico con el comienzo de ejecución y el fundamento subjetivo está en la intención criminal (desvalor de la acción).
Los delitos que se pueden cometer en grado de tentativa son los dolosos y que además admiten fraccionamiento en su ejecución.
Como dice LANGÓN, debe haber un plan de autor y el Art. 5 exige elípticamente el dolo cuando dice que el delito debe no haberse consumado por causas independientes de la voluntad del agente.
En cuanto al dolo eventual, LANGÓN afirma que no es admisible la tentativa porque es un caso que la ley considera que hay dolo pero no lo hay ónticamente, no es posible individualizar un plan de autor.
ZAFFARONI, entiende que puede haber tentativa en el dolo eventual y pone el ejemplo de quien da terrones de azúcar envenenados para que el dueño se los de a un caballo que puede ganarle una carrera, aún sabiendo que los puede ingerir el dueño; el dueño los ingiere y es salvado después de un largo tratamiento: hubo tentativa de homicidio en concurrencia con la de daño al equino.
No hay tentativa en delitos de culpa o ultraintención.
En los delitos de omisión propia la mayoría de la doctrina entiende no hay tentativa; en opinión discorde ZAFFARONI que pone el ejemplo de quien omite asistir a quien cayó en un pozo y no puede salir, siempre y cuando durante su omisión no se llegue a aumentar el peligro.
En general la doctrina admite la tentativa en los delitos de comisión por omisión (omisión impropia) pero se discute cuál es e momento en el que comienza la tentativa porque hay un momento en el que comienza el deber de actuar y otro en el que ese deber ya se ha violado pues es el último en que la violación evitaría el daño.
Es imposible la tentativa en los delitos de consumación anticipada, de resultado cortado, de pura actividad (el resultado se logra con la comisión del acto).
En el caso particular de delitos de peligro en general, no hay posibilidad de tentativa (sería peligro de peligro) pero hay excepciones como es el caso del delito de estafa.Para diferenciar la tentativa del acto preparatorio se han intentado diversas teorías

Criterio empírico- negativista
El codificador IRURETA GOYENA afirma que es imposible definir por ley y debe quedar a criterio de los tribunales.
Teoría de la univocidad (CARRARA)
Los actos de ejecución son los que demuestran unívocamente el peligro corrido por el bien jurídico; los actos preparatorios son equívocos.
Crítica: Reconduce el problema a determinar cuáles actos son unívocos y cuáles no.
CARRARA elaboró también una segunda teoría que tomaba en cuenta lo que él consideraba sujeto pasivo del atentado y sujeto pasivo de consumación.
Los actos ejecutivos (de tentativa) recaen sobre el sujeto pasivo del atentado que es la cosa o persona sobre la que el agente actúa como medio para llegar a afectar el sujeto pasivo de la consumación.
Elabora una teoría de medios y fines. Así por ejemplo, la rotura de una puerta para acceder a la vivienda para conseguir apoderarse del dinero sería tentativa de hurto porque la rotura fue el medio para ingresar al lugar donde se encontraba el objeto de la consumación.
Teoría subjetivista (VON BURI)
Tentativa es todo acto cometido con la convicción de estar ejecutando un delito más allá del cual haya sido la objetivación externa de esa intencionalidad.
Crítica: Insostenible en un D. Penal moderno que no castiga creencias o convicciones que no plasman en algo tangible en el mundo de la realidad.
Teoría objetivo formal (BAYARDO)
Entiende que la tentativa como todo comienzo de ejecución se corresponde con el inicio de la acción típica. Supone el inicio de la conjugación del verbo nuclear. Reconduce a cuando se comienza a conjugar el verbo típico. Sería autor de homicidio en grado de tentativa el que comenzare a matar.
Teoría material objetiva
Hay tentativa cuando se ha puesto en peligro el bien jurídico tutelado.
Crítica: Reconduce a una vía circular; hay tentativa porque se generó peligro y porque hay peligro se configura tentativa.
Plan concreto de autor (WELZEL)
Es una teoría mixta objetiva – subjetiva de índole individualista
Distingue acto preparatorio de tentativa, tomando en consideración el plan concreto de autor (aspecto subjetivo), para determinar luego el grado que el desarrollo de ese plan ha puesto en peligro el bien jurídico positivo (aspecto objetivo).
Se distingue:
– Acto productor de finalidad (tentativa)
– Actos posibilitadores del acto productor (preparatorio)
Tentativa acabada – Tentativa inacabada
Nuestro Derecho no distingue, como lo hace la doctrina, entre tentativa acabada (delito frustrado) y tentativa inacabada.
Tentativa inacabada: la consumación no se produce porque el delincuente no realiza todos los actos que exige la consumación por causas independientes de su voluntad: por mala realización del acto criminal (erra el tiro); irrumpe una nueva serie causal que interrumpe la consumación (la víctima tropieza y la bala se pierde en el vacío); intervención de un tercero (el policía detiene al delincuente antes de disparar).
Tentativa acabada: Se realizaron todos los actos necesarios para cometer el delito pero el mismo no se produce por caso fortuito; así por ejemplo, si la víctima tenía chaleco antibala.