Obligación familiar de alimentos

–          Introducción

Tiene doble regulación: en el CC y en el CNA[1].

La regulación del CC rige para mayores de 18 años; la regulación del CNA rige para menores de 18 años y mayores de 18 años y menores de 21, cuando no dispongan de medios de vida propios y suficientes para su congrua y decente sustentación.

Cabe agregar que también se contempla al concebido no nacido (Art. 46 CNA).

–          Requisitos

  1. Vínculo de familia jurídicamente relevable entre deudor y acreedor.
  2. Necesidades del alimentario (acreedor) y posibilidades del alimentante (deudor). Arts. 122 CC y 55[2] CNA. El requisito de necesidad se da por cierto tiempo cuando se trata de menores de edad.  La ecuación de referencia (posibilidades del deudor –necesidades del acreedor), puede variar lo que se prevé en el Arts. 123[3] CC y 55 CNA.

–          Fuentes

Los alimentos pueden tener 3 fuentes:

  1. Acuerdo de voluntades (alimentos contractuales)
  2. Testamento Ej. legado de alimentos (Art. 933[4] CC).
  3. La ley (la fuente más frecuente).

–          Obligación de alimentos

Puede ser:

a)      Congrua: es aquélla que resulta suficiente para mantener un determinado nivel de vida que se tenía antes de reclamar alimentos.

b)      Necesaria: es aquella que resulta imprescindible para cubrir necesidades básicas de quien los reclama. La necesidad no implica necesidad extrema; es suficiente con que no se puedan cubrir las necesidades del Arts. 121[5] CC o 46 CNA. Se exceptúa la hipótesis del inc. 2 Art. 183[6] CC, donde se exige, para ese caso concreto, que el alimentario se encuentre en la indigencia.

–          Pirámide jerárquica de deudores

Tanto el CC como el CNA, establecen una pirámide jerárquica de deudores de alimentos.

El CC no lo establece a texto expreso, pero lo deduce de la doctrina y jurisprudencia.

A)     En el CC:

  1. Cónyuge (Art. 127 CC) o ex cónyuge, en su caso (Art. 183CC).
  2. Padres (Art. 116 CC) o en su defecto, ascendientes (Art. 117 CC).

Cabe precisar que, de conformidad con Art. 250  CC, el hijo adoptivo, antes de reclamar alimentos a ascendientes o descendientes, los debe reclamar al adoptante.

  1. Descendientes (Art. 118 CC). En el caso de padres naturales, la obligación se limita a los hijos naturales y no se extiende a otros grados (Art. 279  CC). Si el acreedor es el adoptante, el hijo adoptivo queda ubicado en último lugar en la pirámide jerárquica.
  2. Parientes por afinidad, línea recta ascendiente y descendiente de 1er. Grado (Art. 119 CC).
  3. Hermanos legítimos
  4. Hijo adoptivo.

 

  1. 1.      Cónyuge (Art. 127[7] CC) o ex cónyuge, en su caso (Art. 183CC).

El Art. 127 CC, establece: Los cónyuges se deben fidelidad mutua y auxilios recíprocos.

Los auxilios recíprocos se desdoblan en:

Auxilio moral y auxilio material.

El auxilio material es el auxilio económico y se manifiesta en la obligación de alimentos. Mientras el matrimonio lleva vida de consuno, esta obligación se cumple de manera natural.

El Art. 129 CC, en su inc. 2 establece que ambos contribuirán a los gastos del hogar Art. 121) proporcionalmente a su situación económica.

Cuando existe separación de hecho, los alimentos que se deben no varían de los que se debían en vida de consuno del matrimonio.

El Art. 183[8] CC, regula la obligación de alimentos para cuando los cónyuges están separados de cuerpos o divorciados. Si la mujer no fue culpable de la separación tiene derecho a pedir alimentos congruos (Art. 183 inc.1).

El hombre sólo tendrá derecho a alimentos necesarios (Art. 183 inc.2 CC). Cabe precisar que de conformidad con lo que establece este inc. 2, el cónyuge (marido culpable o no culpable y mujer culpable), para tener derecho a reclamar estos alimentos, debe encontrarse en la indigencia y el juez al reglar la asignación, tomará en cuenta la conducta actual del cónyuge que reclama el socorro.

  1. 2.      Padres (Art. 116[9] CC) o en su defecto, ascendientes (Art. 117[10] CC).

Cabe precisar que, de conformidad con Art. 250[11] CC, el hijo adoptivo, antes de reclamar alimentos a ascendientes o descendientes, los debe reclamar al adoptante.

  1. Descendientes (Art. 118[12] CC). En el caso de padres naturales, la obligación se limita a los hijos naturales y no se extiende a otros grados (Art. 279[13] CC). Si el acreedor es el adoptante, el hijo adoptivo queda ubicado en último lugar en la pirámide jerárquica.
  2. 4.      Parientes por afinidad, línea recta ascendiente y descendiente de 1er. Grado (Art. 119[14] CC).

Este Art. 119, consagra la obligación entre suegros y yernos o nueras. Y cesa esta obligación :

1º. Cuando el suegro o suegra, yerno o nuera, pasa a segundas nupcias.
2º. Cuando ha fallecido aquel de los cónyuges que producía la afinidad y los hijos nacidos de su unión con el otro.

 

Es decir que, aunque fallezca el cónyuge que producía la afinidad, la obligación subsiste si hay hijos que mantienen el vínculo. A su vez, el Art. 119 agrega que, incluso aunque hayan fallecido el cónyuge que producía la afinidad y los hijos nacidos de esa unión, la obligación subsiste si el cónyuge sobreviviente no tiene otros parientes obligados por ley a prestar alimentos.

  1. 5.      Hermanos legítimos (Art. 120[15] CC)

Cabe precisar que el CC limita la obligación a hermanos legítimos (no así el CNA); es decir, a los que provienen de un matrimonio pudiendo ser hermanos de doble vínculo o vínculo simple.

La obligación se condiciona a los casos en los que el deudor tiene un vicio corporal, debilidad de la inteligencia (no se requiere declaración de incapacidad) u otras causas inculpables.

  1. 6.      Hijo adoptivo (Art. 250 CC).

El mencionado Art. 250 CC consagra la obligación recíproca de prestarse alimentos entre adoptante y adoptado.

Cabe distinguir dos supuestos:

–          Si el acreedor es el adoptado: el artículo de referencia coloca al adoptante como deudor antes que a los ascendientes y descendientes, es decir, en segundo lugar inmediatamente después del cónyuge o ex cónyuge.

–          Si el acreedor es el adoptante: la norma no hace la misma precisión que hace para el adoptado, por lo que se entiende que el hijo adoptivo queda ubicado en la pirámide jerárquica en último lugar.

 

Obligación recíproca de prestarse alimentos; no obstante los ascendientes y descendientes del adoptado no están obligados a suministrar alimentos a éste mientras los pueda obtener del adoptante, observándose en cuanto sea aplicable, lo dispuesto enla Sección I, Capítulo IV del Título V. LOS APUNTES ESTAN ALA INVERSA!!! VER PORQUE CREO QUE ESTA MAL.

 

B)     En el CNA:

Artículo 51 CNA: (Personas obligadas a prestar alimentos y orden de preferencia).- Los alimentos se prestarán por los padres o, en su caso, por el o los adoptantes (…)

Cabe precisar que, si el menor es casado, el primer obligado es el cónyuge (Art. 127 CC) o en su caso, el ex cónyuge (Art. 183 CC).

A continuación el legislador menciona a otros obligados en forma subsidiaria, en caso de imposibilidad o insuficiencia (en este caso sería una pensión complementaria) del servicio pensionario y establece el siguiente orden:

“ (…) Para el caso de imposibilidad o insuficiencia del servicio pensionario, se prestarán subsidiariamente de acuerdo al siguiente orden (…):

1)

Los ascendientes más próximos, con preferencia los del progenitor obligado.

Es decir que, en primer lugar estarán obligados los abuelos (padres del cónyuge que no colabora y cuya prestación es imposible o insuficiente.).

 

2)

El cónyuge respecto a los hijos del otro en cuanto conviva con el beneficiario.

 

3)

El concubino o la concubina, en relación al o los hijos del otro integrante de la pareja, que no son fruto de esa relación, si conviven todos juntos conformando una familia de hecho.

4)

Los hermanos legítimos o naturales, con preferencia los de doble vínculo sobre los de vínculo simple.

La doctrina a los lazos de vínculo simple, cuando el progenitor común es la madre los llama hermanos uterinos y cuando es el padre, hermanos sanguíneos.

En los casos previstos en los numerales 1) y 4), si concurrieren varias personas en el mismo orden, la obligación será divisible y proporcional a la posibilidad de cada obligado.

 

En los casos previstos en primer y cuarto orden, si concurren varias personas en el mismo orden, la obligación será divisible y proporcional a la obligación de cada obligado.

 



[1] Código dela Niñez y dela Adolescencia.

[2] Art. 122 CC:

Art. 55 CNA:

[3] Art. 123 CC:

[4] Art. 933 CC:

[5] Art. 121 CC:

[6] Art. 183.2 CC:

[7] Art. 127 CC: Los cónyuges se deben fidelidad mutua y auxilios recíprocos.

[8] Art. 183 CC: El marido queda siempre en la obligación de contribuir a la congrua y decente sustentación de la mujer no culpable de la separación, con una pensión alimenticia que se determinará teniendo en cuenta las facultades del obligado y las necesidades de la mujer, de manera que ésta conserve en lo posible la posición que tenía durante el matrimonio. Cesará esta obligación si la mujer lleva una vida desarreglada.

El cónyuge que se encuentre en la indigencia, tiene derecho a ser socorrido por su consorte, en lo que necesite para su modesta sustentación, aunque él sea el que ha dado motivo a la separación; pero en este caso, el Juez al reglar la asignación, tomará en cuenta la conducta actual del cónyuge que reclama el socorro.

[9]  Art. 116 CC: Por el mero hecho del matrimonio, contraen los cónyuges la obligación de mantener y educar a sus hijos, dándoles la profesión u oficio conveniente a su estado y circunstancias (artículo 250).

Los padres no tienen obligación de dar a sus hijos los medios de formar un establecimiento.

NOTA: Por Ley Nº 16.603 de 19/10/94 en el inc. 1º se corrigió la remisión.
  El inc. 2º corresponde al texto del art. 2027 del Código Civil, adaptado a la Ley 10.783 de 18/09/46 por Ley Nº 16.603 de 19/10/94

 

[10] Art. 117 CC: En defecto o imposibilidad de los padres, se extiende la obligación expresada en el artículo precedente a los abuelos y demás ascendientes, sean legítimos o naturales.

NOTA: Redacción adaptada al texto del art. 222 Código del Niño (Ley Nº 9.342) por Ley Nº 16.603 de 19/10/94.

 

[11] Art. 250 CC: La adopción sólo establece relaciones jurídicas entre el adoptante y el adoptado y no entre cualquiera de ellos y la familia del otro.

No produce otros efectos que los declarados expresamente en este Código y son:

1º. Obligación del adoptado de respetar y honrar al adoptante.
2º. Obligación recíproca de prestarse alimentos; no obstante los ascendientes y descendientes del adoptado no están obligados a suministrar alimentos a éste mientras los pueda obtener del adoptante, observándose en cuanto sea aplicable, lo dispuesto en la SECCIÓN I, Capítulo IV del Título V.
3º. Derecho a heredarse sin testamento en los casos y con la distinción que se le determina en el Título De la Sucesión Intestada.
NOTA: Texto dado por Ley Nº 16.603, de 19/10/94, en virtud de los art. 167 y 168 del Código del Niño (Ley Nº 9.342) y art. 249 inc. 2º del Código Civil.

 

[12] Art. 118 CC: La obligación de alimentar es recíproca entre los ascendientes y descendientes.

NOTA: Se suprime la remisión al art. 260 por Ley Nº 16.603 de 19/10/94, por ser errónea.

 

[13] Art. 279 CC:  La acción de reclamar alimentos es recíproca entre padres e hijos naturales y tendrá lugar siempre que unos u otros se hallaren en circunstancias de no poder proveer a sus necesidades.

En defecto o imposibilidad de los padres, se extiende la obligación de alimentos en favor del menor o incapaz, a sus ascendientes.

NOTA: Texto dado por Ley Nº 16.603, de 19/10/94 en atención al inciso 2º del art. 222 del Código del Niño (Ley Nº 9.342).

 

[14] Art. 119 CC:  Los yernos o nueras deben igualmente y en las mismas circunstancias, alimentar a sus suegros y éstos a aquéllos; pero esa obligación cesa:

1º. Cuando el suegro o suegra, yerno o nuera, pasa a segundas nupcias.
2º. Cuando ha fallecido aquel de los cónyuges que producía la afinidad y los hijos nacidos de su unión con el otro.

Subsistirá, sin embargo, la obligación en este caso cuando el cónyuge sobreviviente no tenga ascendientes, descendientes ni hermanos en condiciones de prestar alimentos y prueba que observa buena conducta.

[15] Art. 120 CC: La obligación de alimentar se extenderá a los hermanos legítimos, en caso de que por vicio corporal, debilidad de la inteligencia u otras causas inculpables, no puedan proporcionarse los alimentos.