RUBROS SOBRE LOS QUE SE CALCULALA PENSION ALIMENTICIA

Artículo 58 – Concepto de ingresos . A los efectos de este Código, se entiende por sueldo o haberes, todo ingreso de cualquier naturaleza, periódico o no, que se origine en la relación laboral, arrendamiento de obras o de servicios o derive de la seguridad social. No se computarán por ingresos, a los efectos de la pensión alimenticia, lo que perciba el obligado a la prestación por concepto de viáticos sujetos a rendición de cuentas. Cuando los viáticos no estén sujetos a rendición de cuentas se computarán a efectos de la pensión alimenticia en un 35% (treinta y cinco por ciento).

Quedan asimilados a lo dispuesto en el inciso anterior, los ingresos provenientes de retiros periódicos por concepto de utilidades, beneficios o ganancias, cobro de intereses o dividendos. En general, todo lo que perciba el deudor de alimentos por su trabajo o su capital.

–          Supuestos:

a)      Si hay acuerdo: la pensión alimenticia se rige por los términos acordados.

b)      Si no hay acuerdo expreso, la pensión alimenticia la determina el Juez, teniendo en cuenta todos los ingresos de cualquier naturaleza, periódicos o no, que se originen en la relación laboral.

En cuanto a los viáticos, el CNA, tiene en cuenta si los mismos están sujetos a la rendición de cuentas o no.

– Si están sujetos a la rendición de cuentas: no se computan, lo cual es lógico, pues en este caso lo obtenido es restitutorio o resarcitorio de sumas gastadas. Por ejemplo, pasajes, alimentación, hotel, etc.

–    Si no están sujetos a la rendición de cuentas: El CNA dispone que se computen a los efectos de la pensión alimenticia, un 35 %.

El Art. 58, inc. final, agrega que también integra el concepto de ingresos, todo lo que perciba el deudor de alimentos por su capital, refiriendo a los ingresos provenientes de retiros periódicos por concepto de utilidades, beneficios o ganancias, cobro de intereses o dividendos.

 En general, todo lo que perciba el deudor de alimentos por su trabajo o su capital.

 

CASO PRACTICO:

 El Juez ha dispuesto que la prestación alimentaria que A debe pasar a B es del 20 % de sus ingresos.

A tiene un sueldo de $ 10.000 mensuales.

En el mes de marzo cobró $ 2000 por viáticos, no sujetos a rendición de cuentas.

¿A cuánto asciende la prestación alimentaria?

Respuesta:

10.000 x 20 / 100 = 2000

2000 x 35 /100 = 350 x 20/100= 140

Total: $ 2.140

CASO PRACTICO:

 A, viuda, tiene 2 hijos legítimos de un matrimonio:

–          B, de 19 años

–          C, de 14 años

A, se casa con D, con quien tiene un hijo E.

C se va a vivir con sus abuelos paternos.

¿A quien o quienes pueden reclamar alimentos B y C, hijos de A?

–          Respuesta

B, es mayor de 18 y menor de 21, por tanto, es beneficiario de la obligación de alimentos, en caso de no disponer de medios de vida propios y suficientes para su congrua y decente sustentación (Art. 50[1] CNA).

–          Los alimentos se prestarán, en primer lugar, por los padres. En este caso, por A.

–          Si B, convive con A, posiblemente la obligación de alimentos se cumpla en forma natural, sin necesidad de reclamo.

–          En caso de imposibilidad o insuficiencia del servicio pensionario, se prestará la obligación alimentaria en forma subsidiaria y complementaria, si fuera el caso, en el siguiente orden, por:

Los ascendientes más próximos, con preferencia los del progenitor obligado.

Si B convive con A, puede suceder que la ayuda de los abuelos maternos se esté dando naturalmente sin necesidad de reclamo y en ese caso, la prestación alimentaria se reclamará con preferencia a los abuelos paternos (preferencia: los del progenitor obligado).

Si B vive solo, podrá reclamar, tanto a los abuelos maternos como paternos.

En todo caso, habrá que tener en cuenta el inc. final del Art. 51[2] CNA, es decir que, en caso de concurrir varias personas en el mismo orden, la obligación será divisible y proporcional a las posibilidades de cada obligado.

El cónyuge, respecto de los hijos del otro, en cuanto conviva con el beneficiario, es decir que, estará obligado en forma subsidiaria y complementaria si convive con B.

Los hermanos legítimos o naturales, con preferencia los de doble vínculo sobre los de vínculo simple. Sería excepcional la situación en la que  C, menor de edad, tuviera medios de vida propios como para ser deudor de alimentos.

–          C, es menor de 18 años y acreedor de alimentos de conformidad con el Art. 50 CNA.

–          El primer obligado es la madre, es decir, A.

–          En caso de insuficiencia o imposibilidad del servicio pensionario prestado por A, podrá reclamar alimentos a:

Sus ascendientes más próximos con preferencia los del progenitor obligado; entendemos que al convivir C con los abuelos paternos podrá reclamar alimentos a los abuelos maternos, si estuvieren en condiciones de prestarlos; siempre atendiendo al inc. final del Art. 51[3] CNA.

Los hermanos legítimos o naturales con preferencia los de  doble vínculo sobre los de vínculo simple; en el caso podría reclamarlos a su hermano legítimo B, si tuviere posibilidades de prestarlos.

CASO PRACTICO:

 A y B, de 17 y 22 años, respectivamente, son hijos legítimos de C (padre) y D (madre).

C y D se separaron de hecho el 20.11.2004.

C, que actualmente no realiza actividad alguna remunerada y está viviendo en concubinato con E, quien tiene ingresos mensuales de $U 3.000.

A convive con D.

¿Quién o quienes y en qué hipótesis son deudores de alimentos de A y B?

Respuesta:

– A, menor de 18 años, beneficiario de alimentos, de conformidad con el Art. 50 CNA.

Son deudores de alimentos, los padres.

En el caso, A convive con su madre, D, por lo que la prestación de alimentos se estaría cumpliendo naturalmente, sin necesidad de reclamo judicial.

Se podrían reclamar alimentos a C, quien no realiza actividad alguna remunerada, por lo que habría que determinar si dispone de capital que genere ingresos por retiros periódicos por concepto de utilidades, beneficios o ganancias, cobro de intereses o dividendos (Art. 58 inc. final[4] CNA).

En caso de imposibilidad o insuficiencia del servicio pensionario, los alimentos se prestarán subsidiariamente y complementariamente, si fuera el caso, de acuerdo al siguiente orden:

Los ascendientes más próximos, con preferencia los del progenitor obligado (Art. 51.1). En el caso, serán con prioridad, los ascendientes de C, que se desconoce si viven y si están posibilitados. Cabe precisar que estarán también obligados los ascendientes de D);  el legislador establece preferencia a los del progenitor obligado (el que no colabora, el progenitor con quien no se convive), ya que muchas veces la ayuda de los ascendientes del progenitor con el que se convive se da naturalmente, sin necesidad de reclamo judicial.

En todo caso habrá que tener en cuenta el inc. final del Art. 51 (si concurren varias personas en el mismo orden, la obligación será divisible y proporcional a la posibilidad de cada obligado).

  El concubino, en el caso de F, en relación a los hijos del otro integrante de la pareja, que no son fruto de la relación, en el caso A, si conviven todos juntos conformando una familia de hecho (supuesto que se cumple en este caso).

Cabe anotar que E no está obligado al no cumplirse el requisito de la convivencia.

Hermanos legítimos, (en el caso B, si dispensara de medios de vida propia y tuviera posibilidades de ser deudor de alimentos) o naturales (no hay en el caso), con preferencia los de doble vínculo sobre los de vínculo simple (en el caso B es hermano de doble vínculo).

–          B, es mayor de 21 años, por tanto, corresponde aplicar el CC.

Son deudores de alimentos:

El cónyuge, si fuere casado (Art. 127[5] CC) o en su caso, ex cónyuge (Art. 183[6] CC).

Los padres (Art. 116[7] CC), valiendo respecto a C, las mismas consideraciones al analizar la situación de A.

3° En defecto o imposibilidad de los padres, se extiende la obligación de alimentos a los abuelos y demás ascendientes, sean legítimos o naturales (Art. 117[8] CC). Valen las mismas consideraciones realizadas al analizar la situación de A.

Parientes por afinidad, línea recta ascendiente, de primer grado (suegro o suegra), si fuera el caso (Art. 119[9] CC).

Hermanos legítimos (en el caso A). Se debería dar la hipótesis en la que A estuviera en condiciones de prestar alimentos (posibilidades del alimentante) y los requisitos respecto de B (alimentario) que establece el Art. 120[10] CC y condicionan la obligación a los casos en los que el deudor tiene un vicio corporal, debilidad de la inteligencia u otras causas inculpables.

CASO PRACTICO:

 Soledad acaba de cumplir 18 años y vive con Elena, su madre legítima, quien se encuentra separada de hecho de Jorge, su esposo y padre de Soledad, desde hace aproximadamente 10 años.

Elena actualmente se encuentra enferma y ha perdido su trabajo.

Soledad está terminando sus estudios secundarios y aún no trabaja.

Si bien Jorge se halla en una buena situación económica, dejó de ver a su hija durante muchos años y no sirve pensión.

Es intención de ambas demandar alimentos a su esposo y padre ¿es posible que ambas obtengan una pensión?

–          Respuesta:

Soledad

Rige el CNA.

Soledad es mayor de 18 años y menor de 21, sin medios de vida propios y suficientes para su congrua y decente sustentación.

Acorde al Art. 51, los alimentos se prestarán por los padres.

En el caso, Elena se encuentra imposibilitada; Jorge se halla en buena situación económica.

Conclusión: Jorge, padre de Soledad, es obligado a prestarle alimentos a Soledad.

Elena

Rige el CC.

Por el Art. 127 CC, los cónyuges se deben auxilios recíprocos. Elena y Jorge siguen siendo cónyuges.

Conclusión: Jorge, como cónyuge de Elena, le debe alimentos.

 

 



[1] Artículo 50. (Beneficiarios de la obligación alimentaria).- Son acreedores de la obligación alimentaria los niños y adolescentes así como los mayores de dieciocho años y menores de veintiuno que no dispongan -en el último caso- de medios de vida propios y suficientes para su congrua y decente sustentación.

[2] Artículo 51. (Personas obligadas a prestar alimentos y orden de preferencia).- Los alimentos se prestarán por los padres o, en su caso, por el o los adoptantes. Para el caso de imposibilidad o insuficiencia del servicio pensionario, se prestarán subsidiariamente de acuerdo al siguiente orden:

1)

Los ascendientes más próximos, con preferencia los del progenitor obligado.

2)

El cónyuge respecto a los hijos del otro en cuanto conviva con el beneficiario.

3)

El concubino o la concubina, en relación al o los hijos del otro integrante de la pareja, que no son fruto de esa relación, si conviven todos juntos conformando una familia de hecho.

4)

Los hermanos legítimos o naturales, con preferencia los de doble vínculo sobre los de vínculo simple.

En los casos previstos en los numerales 1) y 4), si concurrieren varias personas en el mismo orden, la obligación será divisible y proporcional a la posibilidad de cada obligado.

[3] Art. 51 inc. final: En los casos previstos en los numerales 1) y 4), si concurrieren varias personas en el mismo orden, la obligación será divisible y proporcional a la posibilidad de cada obligado.

[4] Art. 58 inc. final: Quedan asimilados a lo dispuesto en el inciso anterior, los ingresos provenientes de retiros periódicos por concepto de utilidades, beneficios o ganancias, cobro de intereses o dividendos. En general, todo lo que perciba el deudor de alimentos por su trabajo o su capital.

 

[5] Art. 127 CC: Los cónyuges se deben fidelidad mutua y auxilios recíprocos.

[6] Art. 183 CC: El marido queda siempre en la obligación de contribuir a la congrua y decente sustentación de la mujer no culpable de la separación, con una pensión alimenticia que se determinará teniendo en cuenta las facultades del obligado y las necesidades de la mujer, de manera que ésta conserve en lo posible la posición que tenía durante el matrimonio. Cesará esta obligación si la mujer lleva una vida desarreglada.

El cónyuge que se encuentre en la indigencia, tiene derecho a ser socorrido por su consorte, en lo que necesite para su modesta sustentación, aunque él sea el que ha dado motivo a la separación; pero en este caso, el Juez al reglar la asignación, tomará en cuenta la conducta actual del cónyuge que reclama el socorro.

[7] Art. 116 CC: Por el mero hecho del matrimonio, contraen los cónyuges la obligación de mantener y educar a sus hijos, dándoles la profesión u oficio conveniente a su estado y circunstancias (artículo 250).

Los padres no tienen obligación de dar a sus hijos los medios de formar un establecimiento.

[8] Art. 117 CC: En defecto o imposibilidad de los padres, se extiende la obligación expresada en el artículo precedente a los abuelos y demás ascendientes, sean legítimos o naturales.

[9] Art.119 CC: Los yernos o nueras deben igualmente y en las mismas circunstancias, alimentar a sus suegros y éstos a aquéllos; pero esa obligación cesa:

1º. Cuando el suegro o suegra, yerno o nuera, pasa a segundas nupcias.
2º. Cuando ha fallecido aquel de los cónyuges que producía la afinidad y los hijos nacidos de su unión con el otro.

Subsistirá, sin embargo, la obligación en este caso cuando el cónyuge sobreviviente no tenga ascendientes, descendientes ni hermanos en condiciones de prestar alimentos y prueba que observa buena conducta.

 

[10] Art. 120 CC: La obligación de alimentar se extenderá a los hermanos legítimos, en caso de que por vicio corporal, debilidad de la inteligencia u otras causas inculpables, no puedan proporcionarse los alimentos.