SENTENCIA No: 184/2010

SENTENCIA No: 184/2010

Tribunal Apelaciones Civil 2ºTº

R E S U L T A N D O:

I.- La sentencia recurrida, a cuya exacta relación de antecedentes procesales útiles se hace remisión, amparó parcialmente la demanda y en su mérito condenó a SATS SRL a abonar a la actora la suma de U$S 15.238 dólares americanos por concepto de daño material más los intereses legales desde la presentación y desestimó la demanda en lo restante sin especial condenación (fojas 430/440).

II.- Contra la misma se alza la parte demandada y expresa agravios y en síntesis manifiesta:

a) que le agravia que la sentencia haya rechazado la existencia del hecho de terceros (ladrones) que fue irresistible e imprevisible por lo que no hay culpa de su parte, el supuesto hurto lo cometieron terceros y no los guardias de su empresa lo que no le fue imputable y no estaba a su alcance evitar.

b) sino se compartiera lo anterior existió una pluralidad de causas por lo que no corresponde condenarlo al 100% de lo peticionado, debe aplicarse una responsabilidad proporcional entre la empresa y los ladrones.

c) que le agravia que se haya tenido por probado todos los bienes supuestamente hurtados ya que no existe prueba de ello conforme a las reglas de la sana crítica.

En definitiva solicitó se revocara la recurrida (fojas 443/447).

III.- Se contestaron los agravios (fojas 450/451) y se franqueó la alzada (No. 3833/2009 de fecha 23/12/2009).

IV.- Recibido el proceso en el Tribunal (8 de febrero de 2009 fojas 455), los autos se giraron a estudio en forma sucesiva, acordándose luego, adoptar decisión anticipada al estar comprendido el caso en lo normado por el art. 200.1 num. 1 del CGP.

C O N S I D E R A N D O:

1) El Tribunal por el voto unánime de sus integrantes naturales confirmará la correcta sentencia recurrida en mérito a las siguientes consideraciones.

2) Se encuentra fuera de la discusión que la obligación asumida por la demandada es de medios y se comparte con la recurrida que ésta fue incumplida por lo que se dirá. La demandada se obligó dar aviso en caso que el sistema de alarma instalado en la vivienda de la actora se activara y a dar un servicio de respuesta telefónica y enviar móvil ante un evento de alarma recibido en sus receptores (fojas 5 documento B y fojas 29 mismo documento). En ningún momento se alegó que la demandada estuviera obligada a evitar un hurto como el sucedido, sin embargo a lo que se obligó era que ocurrido un evento que pusiera en funcionamiento el sistema de alarma era a desplegar una actividad tendiente a dar intervención en forma inmediata al dueño y/o a la autoridad policial para que se concurriera a la vivienda a fin de evitar la consumación del hurto sucedido.

Esta es la esencia de un contrato de arrendamiento de empresas de seguridad que comprometen una obligación de vigilancia que en el caso claramente fue incumplida. Entonces el caso debe resolverse en el ámbito de la responsabilidad contractual donde es el actor que debe probar el haz obligacional y el incumplimiento (JORGE GAMARRA “Tratado… “ Tomo XVII páginas 308 a 311) dado que éste es el presupuesto de la responsabilidad del deudor tal lo que surge de la aplicación del artículo 1342 Código Civil (cf. Sentencia de la sala 223/2006).

La cronología de los hechos prolijamente relevada en primer instancia y a la cual el Tribunal se remite en aras a la brevedad ( fojas 436 a 437 ) da cuenta de un primer aviso en el sistema a las 00.07´ del día 25 de noviembre de 2007 sucesivos avisos a lo largo de la madrugada hasta las 04.24´ de ese mismo día. Esto surge probado por la propia documentación aportada por la demandada y de lo cual se infiere que quienes se introdujeron en la vivienda para sustraer los bienes propiedad de la actora tuvieron más de cuatro horas para consumar el delito sin inconvenientes de tipo alguno , ni premura alguna lo que determinó la cuantía de los daños reclamados.

El incumplimiento de la demandada radica en la propia conducta asumida por sus dependientes ya que resulta palmario el accionar diligente a lo largo de casi toda la madrugada, la alarma sonó varias veces, se concurrió al lugar en cuatro oportunidades y en tres de ellas se entendió que la situación era “normal“, se avisó a la actora al celular, luego inexplicablemente, a pesar de saber que en la vivienda no había nadie se llamó a la vivienda. Los censores reportaron alarmas en diferentes partes de la casa lo que debía llevar a la conclusión que había “gente extraña “en esta, sin embargo no se avisó a la autoridad policial de tal hecho. Todo esto posibilitó la consumación del hurto con tan graves consecuencias que el Tribunal entiende probado por lo que se dirá a continuación.

En efecto, el nexo causal entre el incumplimiento y el daño (hurto), ha quedado configurado por los elementos apuntados, la misión disuasiva del “personal altamente capacitado”, objeto principal del contrato puede decirse que fracasó totalmente (LJU 14132 y ADCU Tomo XXVII caso 593 página 227 a 228).

El agravio que tiene relación con la atribución del 100% de responsabilidad no corresponde sea amparado puesto que como se dijera fue el incumplimiento de la demandada la cual facilitó la consumación del delito de hurto en forma clara.

Finalmente, respecto del agravio por el monto a que se la condena corresponde también desestimarlo.

La recurrida consideró acreditada la existencia del daño alegado conforme lo alegado por la actora y en base a la prueba diligenciada. Se comparte la valoración realizada que respeta las reglas de la sana crítica y de la experiencia (artículos 140 y 141 CGP). En efecto, en cuanto a la existencia de los bienes sustraídos es del caso señalar que fueron denunciados en forma inmediata al hurto ante la autoridad policial (fojas 25 a 28 ) y también ante el BSE ( fojas 113 a 120 ) , se trata de bienes muebles que pueden considerarse que son de los que hay en una vivienda con las características de la actora en un barrio en el cual, de acuerdo a las máximas de la experiencia el nivel de vida es socioeconómico medio/ alto (Carrasco). La demandad asumió a su respecto una actitud de expectativa que puede considerarse como ambigua y/o evasiva, poco clara, por ende no se puede agraviar porque se tenga por probado la existencia del hurto de tales bienes.

En cuanto al valor de los bienes, tampoco corresponde hacer lugar al agravio movilizado ya que no existió de parte de la demandada una oposición al mismo; la demandada se limitó a controvertir el daño moral y a que se “descontara” lo cobrado por la actora del BSE pero en relación concreta al valor de los bienes nada dijo, tampoco movilizó prueba tendiente a acreditar que el valor no correspondía con los bienes denunciados como hurtados.

En definitiva se confirmará la recurrida en todos sus términos.

3) La conducta procesal de las partes ha sido correcta y entiende el Tribunal que no es del caso realizar condenas especiales en la instancia (arts. 56 y 261 [red. L. 16699] CGP y 688 C. Civil).

Por los expresados fundamentos y normas citadas, el Tribunal, FALLA:

CONFIRMAR LA RECURRIDA SIN ESPECIAL CONDENA. NOTIFIQUESE Y DEVUELVASE CON COPIA PARA LA SEÑORA JUEZ LETRADO.